Abandoné esa estación

Siempre te incomodó el papel que desempeñaba en tu vida; quizás demasiado relevante para tu ego, incapaz de compartir el primer plano.

Siempre consideré que eras demasiado bueno para alguien como yo; demasiadas ideas extrañas que recorrían mi mente esos días en los que aún no comprendía que lo extraordinario no es menos bello ni más inquietante; solamente es eso, extraordinario.

Ahora reposo mi espalda en ese banco que nos vio crecer y me pregunto cuantos fallos cometí no hace tanto, cuando era impune a la prudencia y propensa a la insensatez.

Últimamente solo apareces en mi mente cuando empiezo a saborear este presente endulzado por la conformidad de alguien que sabe que va por el buen camino, cuando el sabor amargo de un pasado alieno se inclina por volver a tropezarse y ensuciarme con casualidades que palpitan con vida propia.

No busques rostros desconocidos en estas letras que hoy te resultan desconcertantes y llenas de verdades a medias; solamente te puedo prometer que detrás de cada historia hay un papel húmedo y un rostro enrojecido, solo te puedo decir que detrás de esta no hay más que mil letras consentidas por alguien que teme olvidar más que dejar de respirar.

No te inquietes cuando pasen meses sin saber de mi, seguramente el dolor de los sucesos vividos me impedirán escribir, pero eso jamás significará que dejes de ver, ese atisbo de tu brillo en la oscuridad de mis palabras, dispuestas a respetarte incluso después del desdén que exhalas en mi dirección.

No te inquietes si algún día temes querer regresar, si las manos te tiemblan al recordar mi nombre y tu sonrisa se empapa de nostalgia por los tiempos vividos.

Te prometo que ya no espero ningún tren de vuelta, hace mucho que abandoné esa estación.

Des de entonces ando sin coordenadas, buscando absorber cada instante y plasmarlo en rincones repletos de personas que, como yo, tan diferentes a tu, nos perdemos sin buscar nada a cambio.

Tags from the story
Written By
More from Núria Dot

Abandoné esa estación

Siempre te incomodó el papel que desempeñaba en tu vida; quizás demasiado...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *