Ahora me toca a mí

Me había olvidado de mí, de mi conexión conmigo misma y la vida. Hoy he vuelto a ella, quizás ese sea el motivo de mi pasado estancamiento, si te digo la verdad, me ha hecho reflexionar sobre mí y sobre mi vida, me asusta, ¿a quién no le asustan lo posibles grandes cambios? Quien diga que no o ha llegado a un alto nivel de aprendizaje emocional o miente.

Yo sí, estoy aterrada de mí, de mis emociones de todo lo que me haga sentir emociones que no puedo soportar, aún reflexionando sobre un cambio.

No soy la que era, pero si soy lo que yo digo “la conexión con mi alma” quizás llevo mucho tiempo estando solo en unos de los dos lados, en vez de estar en los dos, porque, no lo cambiaría por lo que era, por lo que sentía, por lo que percibía, por lo que tenía, pero tengo miedo a sentir, tengo tanto ahora, que me he alejado de sentir y eso pasa factura.

Crecí pensando que los miedos tenían que ocultarse, que tus problemas tenías que ocultarlos, porque no eran de los demás, como si fuera tabú, algo que muchos nos estamos dando cuenta de que en esta sociedad lo son, y decirlo al exterior es una de las acciones más valientes que conozco.

Hace poco me di cuenta que mis problemas, también son los de los demás, que ellos también comparten algunos de los míos, y entre ellos otros también, que no soy la única ni tengo porque esconderlo, que no tiene porque ser tabú no estar en ciertos momentos sana mental y emocionalmente (creo que pocos ahora mismo lo estamos), entiendo por eso, estar sano, ser feliz y saber manejar tu mente y emociones.

Las consultas psicológicas privadas y públicas están llenas pero, a pesar de ello, nos lo ocultamos unos a otros por el ¿qué pensaran de mí? Qué iluso, o como diría en mi habla cotidiana, ¿qué estúpido, verdad?

Y quien no entienda lo que escribo o, ¿y quién no te entienda? Sí, asusta de cojones, porque a todos o bueno, a casi todos, nos importa eso, aunque tratemos y consigamos mandarlo por ahí, desde la paz.

Quiero compartir mi historia con vosotros, porque un día otros lo hicieron cuando yo más necesitaba oírlas, y ni ellos no están locos, ni yo tampoco. Ellos tuvieron la valentía de contarlo a los demás y yo ahora la tengo también.

No sé qué pasará después de esto, ¿pero y que importa? Solo quiero sentirme viva y muchos saben que he luchado por ello, de la forma más persistente y fuerte que puedo y he podido.

Se me llena el pecho de cientos de emociones que no puedo explicar cuando pienso en ti, sí, en ti, mi pasado, aquel que no volvería por el dolor causado y porque claramente mi presente es mucho mejor y mi futuro lo será mejor aún.

A vosotros, pensamientos obsesivos, a los que tanto miedo os he tenido y aún algo os tengo, a pesar de haberos prácticamente ganado, os libero del miedo y os lleno de amor para poder desprenderme completamente de vosotros.

Y sí, también he sentido el querer morirme y sentir un miedo aterrador a ese pensamiento, pero no os asustéis, mirad donde estoy.

A vosotros que me hicisteis bullying emocional, también os perdono, quizás estéis leyendo esto y os estéis riendo de, ¿que está escribiendo esta tía?, pero gracias, esa experiencia es mi historia y la transformación es lo que soy ahora.

A tí, papá, simplemente te quise, te quiero y los que estaban a tu alrededor ya les perdoné, igual que a ti. Fuiste el mejor padre para mí y yo la mejor hija para ti.

A aquellos que no me comprendieron y me abandonaron, está bien. Y a los demás problemas y situaciones llenas de emociones dañinas…. Bueno, ¡qué decir! jejeje

Con esto, está mi historia contada, igual que otros la contaron y pude verla en momento que más lo necesitaba, aquí está la mía para poder devolver el mismo favor.

No sé qué será de mi futuro, pero seguiré luchando por no me perderme en las emociones negativas (muchas gracias papá, aun cuando no puedes ver esto), en esta vida que no es mala, solo que no sabemos manejarnos en ella.

Y gracias a mi alma por mantener mi corazón latiendo vivo para poder luchar en los momentos de mayor lucha.

Os perdono y me perdono.

More from Thais Calvo Martínez

Pequeña

Pequeña, eres más valiosa de lo que piensas. Más de lo que...
Read More

2 Comments

  • El perdón es una de las claves para ser feliz y un elemento esencial para el crecimiento personal. Me alegro de haber leído estas líneas y comprobar lo valiente que eres. Y si mantienes los pensamientos positivos y la lucha el futuro seguro será magnífico. Un fuerte abrazo, Héctor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *