Alas

Photo by Andrea Reiman on Unsplash
Photo by Andrea Reiman on Unsplash

Hay días

 en los que trato de convencerme

 de que mis pies no son alas

 mientras miro desde arriba

 a quienes me inculcaron esto.

 Entonces,

 sin saber el cómo,

 mis piernas acaban estallando

 en guerra

 contra el firmamento

 pero haciéndole el amor al aire

 en una rebelión de sentimientos

 y comienzan a revolcar su danza

 empezando a convencer a mi alma

 justo de lo contrario…

 Soy alguien que puede volar.

 Un ser sensible y ligero

 que deja la pesadez

 y las cadenas

 de sus fantasmas reales,

 sin miedos al abismo,

 sin límites en un cuerpo,

 sin esa luz al final del camino,

 porque luz soy yo,

 porque cuando vuelo

 el horizonte queda un poco más cerca

 y los sueños a la vuelta de la esquina,

 cuando me elevo,

 la atmósfera me abraza infinita

 y siento el oxígeno morir en mí,

 cuando danzo,

 mis arterias cobran vida

 y luchan contra la permanente gravedad

 de todo aquello que me sujeta al suelo,

 y cuando me detengo,

 quiero impulsarme de nuevo

 para dejar un pedazo de mí

 en las almas que disfrutan mi baile.

 Vuelo,

 me elevo,

 danzo,

 me detengo

 y me impulso,

 con alas

 o sin ellas,

 sólo con el sentir más puro

 de quienes creyeron

 que esto sería posible.

Tags from the story
, , ,
More from Rocío Cruz Sevilla

Alas

Hay días  en los que trato de convencerme  de que mis pies...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *