Alto al fuego

Photo by Pablo García Saldaña on Unsplash

Nos enseñan que la Tierra es redonda, y nosotros simples partículas girando alrededor de aquello que nos da vida, y de nosotros mismos;
que cada uno tenemos una órbita que nos caracteriza y nos hace llegar antes o después al punto de inicio,
al que por desgracia muchos insisten en llamar fin.

Nos hacen creer que el sentido lo marca un círculo vicioso en el que no sabes lo que quieres hasta que lo tienes, no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, y no sabes lo que pierdes hasta que lo quieres de vuelta.
Y la dirección la pone el tiempo y no el presente; seguimos mirando a los lados en vez de hacia delante.

Así, poco a poco, hasta que algo impacta con la pendiente adecuada como para dejar de sacarte los colores y empezar sacarte de tus casillas; hacerte ver que el único ser terrible es ser como ellos; y que la pena solo es mortal si va por dentro.

Y de repente, ocurre:
levantas las manos a lo preestablecido,
apuras las cenizas de lo conseguido
y declaras alto al fuego
a lo que alguna vez quisiste
sólo por haberlo perdido.

Tags from the story
, ,
More from Mamen Monsoriu

La naturalidad engancha

Hoy me he imaginado un mundo impactante donde lo natural opacaba a...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *