Ven…

Quiero que llegues, ven y quédate para siempre, que traigas tus maletas, tus zapatos, tu ropa, tus ganas, tu amor y llenes todo este…

Yo sé irme

Yo sé irme, con la mirada triste y el corazón destrozado, con el retumbar de los pasos de plomo, con el aroma a adiós…

Gracias, pero no.

Hoy nos hemos vuelto a topar, cinco años después. Te he preguntado qué tal te va. Me has respondido que todo marcha muy bien…

Bienvenido a casa…

-Bienvenido a casa-, reza un anuncio colgando a la entrada. En el interior, un pergamino abierto en toda su extensión dice lo siguiente: -sé…