¿Quién eres tú?

Y de repente, de la nada, escuchando a lo lejos el ruido de la lluvia, ensimismada en sus pensamientos -como solía estarlo- se preguntó…

¡Adiós!

Un día miraré tu belleza, efímera y sutil, y al verte a los ojos sabré que todo ha cambiado. Te miraré con frialdad e…