Si que es cara la sed

¿84 céntimos por una botella de agua? Sí que es cara la sed.

Introduzco las monedas en la hendidura, poco a poco, bruscamente. Y se escucha el cobre chocar. Mi única garantía es que suene ese chasquido. “Seleccione su bebida o refresco”. Pues esta misma. Lanjarón. Me encantas, Lanjarón. Las montañas de la etiqueta parecen nobles. *Click* PURRUM la pobre no se ha roto de milagro. Está helada. Miro a la máquina en tono de despedida. “Seleccione su bebida o refresco”. Qué frígida.

Dicen que ha ganado Trump. Yo no lo noto. Odio cuando la botella supura agua de frío. Te deja la palma de la mano húmeda. Al fin y al cabo, el pueblo le ha votado. Es democracia, ¿verdad? Una mayoría gana a una minoría. Siempre debe haber una minoría que sea mayoreada. Y viceversa. Una mayoría aminorada. Hmm. Sí. Tal vez no. Tendría que revisar eso. Me seco el agua en los vaqueros.

Cómo era…“la mayoría depende de una minoría”. Para subsistir, eso es. Y alguna minoría que otra necesita que la mayoría subsista. Por piedad, parece, o por caridad, o por buena fe. Yo, si fuera minoría, de esa minoría a la que le gusta ser minoría, también lucharía contra la mayoría. ¡Faltaría más! Yo opino  que la mayoría luche por ser minoría; no de mi minoría, eso sí. No, no, no. De mi minoría pocos somos los que quedamos. Y debemos ser restrictivos; cuidarnos de que ahora la mayoría empiece a creerse de nuestra minoría. Sería un espectáculo de luces bochornoso. ¡Un derroche energético! Un festival de purpurina que ni ellos mismos sabrían limpiar después. Y conozco esta situación, me llevan avisando tanto tiempo y mis padres y los padres de mis padres ya lo sabían. Las mayorías siempre ensucian el suelo con sus fiestas e ideas de gozo y esperanza. Y yo sé dónde lleva la esperanza desbordada…!al cubo de la basura! *PRUM* “Lanjarón”

Silencio.

Tío, ¿has visto a ese pavo?

¿El de la gorra que acaba de tirar la botella al cubo?

Sí, ese. Poco rayao’ o qué, casi tira toda la basura.

Sí, se le veía ofuscado. Estaría pensando en sus cosas. A saber…

Y tanto, y tanto. De hecho, fíjate en la máquina. Se ha dejado el cambio.

No jodas.

Sí, como te lo digo. ¿Lo coges tú?

¿Cómo que si lo cojo? Pues claro que lo cojo. O no, cógelo tú. ¿Por qué preguntas si lo cojo?

No sé tío, me da corte.

Y a mí, tío, y a mí, pero al preguntar si cojo las monedas has roto la norma. Ahora no pienso cogerlo.

¿Qué norma? O lo coges o no lo coges.

No, tío, Juanvi…tiene que salir de ti. Mira, déjalo. Ahora lo coges tú, por listo. Siempre haces lo mismo. “Me da corte” – lo imita, arrugando las facciones de su cara hacia dentro con noción de burla – .

Tampoco te pongas así. Lo cojo yo, va. No me importa llevarme unas monedillas de gratis, sabes o qué.

Juanvi coge el dinero. El Otro Chico, busca con la mirada el brillo aplatanado del cobre recién horneado.

¿Cuánto te ha tocado, notas? Canta.

1 € …5… 10 – “es para hoy, cazurro, se nota que te gustaban las matemáticas, eh” le dice el otro con su mirada impaciente –. Ya está. 1€ y 16 céntimos.

Anda. Entonces era un ricachón.

Jajaja, ¿rico por 1 € y pico?

Piensa un poco. Si le sobra 1 € y pico es porque solo tiene monedas de 2 € para pagar. Y pagaría 84 céntimos. Dale un poco al seso, Juanvi.

Sí, se le veía de pasta al jambo. Además, ¿te has fijado en que ha tirado la botella medio vacía?

Pues ni idea, la verdad. Sí que tiene ojo el Juanvi.

Sí, es verdad, yo también me he dado cuenta. Me ha extrañado, sí. Como te digo, hay a quien le sobra más que le falta.

Pues sí. Vámonos ya, que tengo sed.

Se van. Cuando pasan por el cubo de la basura, ambos dirigen la frente hacia su fondo para ver la la sagrada botella.

(El Otro Chaval Que No Es Juanvi suspira con real indignación: “Encima era Lanjarón.”)

Tags from the story
, , , , ,
More from Iván Méndez Ortiz

Toma de posesión

I Mar. No importa. Siempre puedes escapar. Vivir por tu cuenta. Todo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *