Caroline

Photo by Maja Petric on Unsplash
Photo by Maja Petric on Unsplash

Caroline siempre fue algo exagerada en sus soluciones.

-Hubiera sido mejor no habernos levantado hoy -dijo contrariada y rabiosa.

Aquella casa era como una película de terror: El calentador no funcionaba, el agua de la lavadora inundaba la cocina. El asado se quemaba en el horno, llenando el ambiente de un humo maloliente. La báscula le mostraba guasona que había vuelto a engordar otros cuatro kilos y las macetas con flores, recién compradas, agonizaban mustias en las ventanas.

Definitivamente aquella mañana más valía no haberse levantado.

Por eso, cuando a Caroline se le partió el tacón del zapato antes de salir hacia misa de doce, decidió que no podía ni quería aguantar más y tomó el bidón de gasolina, prendió la mecha y apresuradamente se alejó en su coche a gran velocidad.

A través del espejo retrovisor observó con una sonrisa satisfecha como, poco a poco, aquella casa y su pasado en ella, se consumían en llamas para siempre.

Definitivamente, Caroline siempre fue algo exagerada en sus soluciones.

More from Pepa Escobar Martínez

Caroline

Caroline siempre fue algo exagerada en sus soluciones. -Hubiera sido mejor no...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *