Poesía

 

No muerte, ya no le asustas

by

Predestinados, Inevitables reincidentes, una y otra vez condenados al destiempo; víctima y verdugo, amantes o enemigos, lejanos, imposibles pero esperanzados; demasiadas vidas llamándose prohibidos….

La chica

by

Eran ojos dulces, sus manos llenas de roció, su encanto emergía en su pequeña sonrisa. Su voz encantaba como los paraísos ocultos, no podía…

Aunque tú

by

Aunque tú no lo creas, desde que te marchaste no he podido volver a dormir, paso las noches en vela, por si tocas, por…

Dolor

by

Y un día, presa de dolor, quise utilizar la venganza para curar mis heridas. No contaba con que la venganza sólo provocaba más heridas.