Cobardía

Photo by Fabio Neo Amato on Unsplash

Allí estaba justo en frente,

como le soñé.

Tanto por decir…

bastó con mirarme en aquellos ojos soñados

y todo comenzó a desbaratarse

en un temblor.

Las palabras se truncaban en mi garganta

cual daga filosa,

solo podía pensar atarantada:

que cerca,

pero que lejos están esos labios de los míos.

 

Debí besarle aprovechando mi arrobo,

¿por qué fui cobarde si él entendía?

Cobarde corazón ante la gloria,

tormento que desgarra mi alma

al pensar que tal vez

no habrá más encuentro

como aquel que el destino me brindó.

Sí, debí besarle para no lamentarme.

 

Yenis Muñoz Mindiola

yejasal

More from Yenis Judith Muñoz Mindiola

Sortija

Tú eres lo más especial que ha llegado a mis jornadas. Quiero...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *