Conciencia

Principito by H.D.

La vida es detener el paso,

sentir como la suela de tu zapatilla

roza con el asfalto,

notar los dedos de tus pies

llevándote a lo más alto;

es pasar junto a un árbol

sabiendo de su presencia,

es cruzarte con una joven

soltando improperios sin paciencia

presa de una tecnología

propulsora de la indigencia;

es el sonido de un petardo

en el despertar de unas fallas

ansiosas por quemar el letargo

asumido sin conciencia

por quien viste de largo;

es contemplar padre e hija

paseando por la calle

bajo el olor a lluvia fresca

dejando al silencio que hable

en la consciencia de una mente

diciéndote que aquí te halles;

 

es el suspiro impulsando tus pulmones

en un momento de conexión

entre realidades y ficciones,

unas invitándote a su verdad

y otras empujándote a tus ilusiones.

La vida, lo dirán mil veces

sin que le prestemos atención,

son pequeños detalles con creces

en el presente único conocido,

es hacer cuanto apetece

alejando el ruido del oído;

es conciencia y nada más

así es como es,

lo dijeron, lo dicen y lo dirán

mas no se sabe si algún día

se aceptará

como estilo de vida

pues parece no cotizar en bolsa

ni estar en los presupuestos generales del estado,

más nos valdría vender nuestra losa

para forjar cada instante de consciencia

y disfrutar de nuestra propia rosa

en este regalo a medida.

More from Héctor Díaz-Bernardos

Casino

Ellos se quedan yo me voy, quedarme quisiera marcharse anhelan. Ironías del...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *