Conversaciones con la almohada…

Photo by Annie Spratt on Unsplash

-Me quedé pensando en lo que me dijiste aquella tarde lluviosa- Dije pensativo. Continué -aún no logro comprender a que te referías respecto a los errores que cometí con ella, porque siempre le fui fiel, siempre le amé, y a día de hoy, aún lo hago- Y esperando una respuesta, aguardé.

-Precisamente por eso no está más contigo- Dijo en tono severo la almohada. -¿Y los detalles perdidos? Hace mucho dejaste de lado todo aquello que le enamoró de ti. Hace mucho dejaste de ser el hombre del que se enamoró. ¿Y las rosas? ¿Los poemas? ¿Cuánto tiempo pasó sin que le escribieras una carta? Olvidaste las sorpresas, los detalles, te olvidaste de alimentar aquel amor-. Sentenció la almohada.

-Pero siempre recordé nuestro aniversario, las cenas, ocasionalmente le traía regalos- Dije, a la defensiva.

La almohada arremetió -No se trata de regalos. Son los detalles. Hace mucho que no vi que llegarás a la cama y le dieras un abrazo con un “te eché mucho de menos”, sin razón. El dedicarle una canción, el dejar una rosa para ella sobre mí o dentro del refrigerador, el ser espontaneo como escribirle un “te amo” en el espejo del baño. Ya no eras aquel loco que la miraba toda la noche en vela-.

-A veces no tenía un motivo para tener un detalle con ella- dije con vergüenza.

-Y por eso no está más contigo. ¿Querías un motivo para tener un detalle? El motivo siempre era ella. El amor que le profesabas. Ella jamás necesitó un motivo para tener un detalle contigo, y sin embargo, siempre lo encontraba: su motivo eras tú- dijo la almohada con tristeza.

Yo, sólo atine a callar…

 

 

Primera parte.

Conversaciones con la almohada…

Tags from the story
, , ,
More from Daniel Calao

¿Todo está escrito?

Leía por ahí que todo está escrito. Tal vez sí, tal vez...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *