Cuando te subes a la nube

Cuando te subes a la nube
Cuando te subes a la nube

Apártate un segundo de todo lo que te rodea y coloca tu alma en una nube que flota, y no hace nada más que flotar.

Desde esa nube, observa sin juzgar el mundo que ahora queda a tus pies.

¿Todavía no te has dado cuenta de lo insignificante que eres?

Acabas de ser consciente de que el mundo te queda grande y no sabes cómo vivirlo.

El tiempo pasa. Y tu vida está en juego. En serio, tu vida.

De repente, esa vida deja de ser un concepto abstracto para convertirse en un objeto tangible. En algo que puedes moldear. Puedes hacer lo que quieras con ella porque es tuya, y nadie te la va a robar. Parece que a veces lo olvidas, que cada uno tiene su vida. Deja de preocuparte por lo que hagan los demás.

El problema es que, tal vez, una parte de ti no quiere lo que tiene ni tiene lo que quiere, y empieza a imaginar situaciones hipotéticas que cobran todo el sentido del mundo en una dimensión paralela.

Acabas de entender el porqué de los sueños.

Te empieza a entrar la prisa, el agobio; sientes que las agujas del reloj avanzan y el tiempo corre. No puedes hacer nada para detenerlo. Y, sin embargo, sigues inmóvil.

Imaginando. Deseando. Soñando.

Te prometes que al bajar de esa nube te serás fiel. Serás egoísta. Y harás lo que te pide el cuerpo. Al fin y al cabo, sabes que aquello que te hace feliz es lo que te da más energía.

Así que, ¿por qué privarte?

Tienes miedo de hacer daño a alguien. De defraudar. O de equivocarte.

Pero créetelo y dítelo, que si no empiezas a comerte el mundo, el mundo se te comerá a ti.

Y siempre y cuando hagas lo que piensas, ese tiempo que has invertido pensando, ese tiempo en la nube, no será tiempo perdido.

Written By
More from Marta Soria

Todas las versiones de mi misma

e dijeron que vida solo hay una y que debía exprimirla como...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *