Dando tumbos

Photo by Dawid Zawiła on Unsplash

Empecé a vivir dando tumbos

Jugando con la muerte en cada esquina

Y creé barreras donde antes

Había mares.

 

Empecé a querer saborear la libertad,

Mientras el brillo desaparecía de mis ojos,

La ilusión se convirtió en cenizas,

Y yo en una esclava de mis heridas.

 

Empecé a convertir mis días en lágrimas,

Y mi refugio tenía el nombre de Soledad,

Ella era la única que me entendía,

Pero rompía mis alas para volar.

 

Empecé a cavar mi propia tumba,

Mi cuerpo olvidó el tacto de los abrazos,

Y mis lágrimas provocando goteras,

Que pronto se convirtieron en mareas.

More from Estela Tarrazona

Llegó el día

Llegó el día en el que miré Mis heridas de cerca, Y...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *