¿Destino?

Destino
Destino

¿Creéis en el DESTINO? Lo sé, es una pregunta muy difícil. Es más, diría que hasta es una decisión muy difícil porque… ¿Qué es más sencillo: Pensar que todo lo que nos sucede está escrito y nosotros no podemos hacer nada por cambiarlo, o pensar que todo está en nuestras manos y que somos nosotros mismos los que tenemos que crear nuestro propio camino?

Por supuesto que habrá miles de opiniones sobre esto y todas muy válidas, yo hoy intentaré compartir un trocito de mi visión. Y para esto me gustaría explicar en primer lugar lo que es el Locus de Control, que muchos de vosotros ya conoceréis. 

Éste es una variable de personalidad que hace referencia a la atribución que hace una persona sobre si un esfuerzo que ha realizado está o no relacionado con la conducta que tuvo. Hay dos tipos, el interno y el externo. El primero se refiere a cuando un individuo percibe que el esfuerzo realizado está relacionado con la conducta que él mismo tuvo, por ejemplo: si apruebo un examen es porque he estudiado. Así, el segundo se refiero a cuando atribuimos un hecho o algo que ha sucedido a algo que no tiene nada que ver con nosotros y en lo que no podíamos intervenir, como la suerte o el aquí tratado, Destino, por ejemplo: si apruebo un examen es porque era muy fácil.

Llegados a este punto espero que veáis en una pequeña parte a qué me refiero. Y ahora mi pregunta es… ¿Tan difícil sería creer en nosotros mismos? Y aún pregunto más… ¿Sería posible creer en nosotros mismos y también en el destino?

Bajo mi humilde opinión “La virtud siempre está en el término medio”. Sí que creo en el Destino, o al menos una parte de mi cree en él. Pero no como una fuerza en el universo que controla o dirige TODO lo que me pueda ocurrir en un futuro y lo que ya me haya ocurrido en el pasado; sino en que hay “algo” hecho para mí en este mundo, en que tengo un propósito aunque a lo mejor aún no lo haya encontrado… pero ni mucho menos creo que deba esperar sentada a que esto me caiga del cielo.

Hace un tiempo comencé a darme cuenta de que hay muchas gente, o mejor dicho habemos, que somos de los que esperamos. Esperamos con la excusa de que “si no ha sido ahora es porque no tenía que ser” o “no te preocupes, ya te llegará”… sí, eso está bien para animar y por supuesto también dependerá del tema que se trate, habrá algunas cosas que escapen a nuestra mano, pero pocas. En la mayoría de ocasiones deberíamos de pasar del “ya te tocara…” al “igual para la próxima puedes cambiar cosas” o “creo que debería esforzarme más la próxima vez” … Debemos terminar esa fase de esperar sentados a que el destino nos alcance y pensar que, aunque puede que haya un “destino” para nosotros, él no va a hacer nuestro trabajo por nosotros. Si piensas que tu destino es ser electricista, no esperes que tu tío lo sea para que te enchufe, simplemente estudia y ve a buscar un trabajo para llegar a conseguir “eso” para lo que crees que estas hecho y que te hará feliz. No guíes tus decisiones en la vida por lo sencillo o difícil que será llegar a tu meta, ponte una META, elige tu DESTINO y toma el camino que llevé hacia allí.

No sé vosotros pero yo he descubierto de un tiempo atrás a aquí que no quiero esperar más, que quiero poder decidir sin que los demás me influyan, que dentro de lo posible quiero poder hacer lo que de verdad me apetezca, que no me sepa mal decir que no a todo… pero sobre todo he decidido no tener que ponerme metas a largo plazo por pensar que aún no estoy preparada, o que algo no está hecho para mí o simplemente porque la gente me diga que ya debería saber ciertas cosas sobre qué rumbo va a tomar mi vida. Ya decidiré en su momento, después de probarlo seguramente, si algo no está hecho para mí, mientras tanto intentaré disfrutar de la vida eligiendo YO los caminos que quiero seguir; y he de confesar que desde que he probado esa forma de seguir el camino estoy en él mucho más contenta, así que os lo recomiendo. 🙂

More from Aída García González

Vistas al presente

Cuánto tiempo dedicamos a pensar? Y voy más lejos… ¿Cuánto tiempo pensamos...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *