Días de auxilios

“Es algo desolador cuando ya sientes que eres el saco roto de una persona que quieres “.

Rompí con el silencio; y entendí que para escribir un pasado por encima de unos labios que pronuncian te quiero. Se tiene que haber perdido el corazón en una pista de baile o en un adiós colgado justo en la entrada de una puerta. Supe que siempre hay personas que quieren a velocidad que lastiman, que existen puñales que transforman y que algunas palabras no construyen el rompe cabezas hasta hacerte llover por dentro. Te vas a dar cuenta que hay personas efímeras gritando nunca irse y son las primeras en golpear tu pecho.

Aprendí que hay personas que siempre te ven un saco roto y otras que te ven magia. Y no hay libro de vida que escriba lo contrario.

Que hay almas que transmiten con naturalidad la guerra, estrellas fugaces que te llenan la espalda, labios cargados de trucos. Aprendí que el vestido rojo no es el de la suerte, que nadie regresa después de tomar café solo. Que hay personas que siempre merecen y otras que no nos merecen. Solo por eso me recogí el cabello y dije adiós.

Yo voy a volar …

More from María Palma Otz

Mi yo interior

No te mereces cosas bonitas, te mereces cosas sinceras . Pensamos que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *