Echando de menos los desvelos

Photo by John-Mark Smith on Unsplash

Como cada noche, me siento en la ventana a esperar tu regreso, después de un día de tabaco, alcohol, drogas, sexo, vaya, de muchos excesos, intentando olvidarte y hasta la fecha, ha sido un fracaso; en mi calendario y en mi reloj, aún es la fecha y la hora del día que te marchaste, no he podido avanzar, sigo prendido en tu mirar, sigo extrañando tus manos, sigo pensando en esas noches, no en las que mezclábamos la pasión con el amor, sino aquellas en las que nos desvelábamos hablando de todo y nada, en donde conversábamos a miradas, en las que nos confesábamos nuestros miedos, nuestras esperanzas, nuestros traumas, noches interminables hablando del lugar que nos vio nacer, de nuestra niñez, de lo mucho que te odiaba cuando te acababa de conocer, ahora paso esas noches mirando por la ventana, deseando que la chica que duerme en mi cama fueras tú, esperando que algún día, tus desvelos me vuelvas a conceder…

More from Daniel Calao

Basta

Basta, por hoy cierro la puerta, bajo la persiana y me meto...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *