El perdedor

Photo by Ryan Parker on Unsplash

Hay días que me acuerdo.

Hay días que me acuerdo
con la alegre nostalgia
de montar en autobús por la noche
o de preparar la merienda cena
de queso y salchichón.

Otros días
empujo hasta que de la fuerza
me viene un escalofrío,
y consigo que no vuelvas a entrar más
en todo el día.
Y después,
solo queda la sorda pena
del que no se ha despedido
o del que siempre tiene frío.

Hay días que me acuerdo
fuerte y rápido
y me despierta el profundo sueño
del que ha soñado con soñar
porque desde que perdió
no ha vuelto a dormir del tirón.
Me acuerdo
como se acuerda el perdedor.

Hay días
que simplemente me dejo.
Y el recuerdo llega,
me saluda y se queda
a verme recordar.

Hay días
que me acuerdo con la resaca
de una pizza al microondas
o de una palabra mal dicha
de madrugada.

A veces
me acuerdo por inercia.
Algunas mañanas
me visto sin ganas.
Y otras me pongo algo
que llevé estando contigo,
y me vuelvo a acordar.

Va por días.
Pero si hago memoria,
desde que no te veo,
acordarme
ha sido la única forma
de no dejarte del todo.

Y cuando pienso
que todo llega y todo pasa,
llega y me da otra ostia el recuerdo.
Y viene y se va.
Parece que no va a volver,
pero va el cabrón
y vuelve.
Y viene,
y hay días que no se sabe
cuando se va a ir.

Y me vuelvo a acordar.

More from Cristina Díaz Aragón

El perdedor

Hay días que me acuerdo. Hay días que me acuerdo con la...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *