El primer amor y otros mitos

Photo by Filip Mroz on Unsplash

Yo no quería ver pasar el resto de mi vida en un cómohubierasidosi. No quería que en los reencuentros con amigos de la infancia se formulase el maldito quéseráde. No quería guardar en la memoria lo que podía haber conservado en mi vida. No quería entender yo sola lo que en tanto tiempo nadie había conseguido explicarme.
No quería que hubiera un solo “yo de hoy” que no se avergonzase del “yo de ayer”.
No quería ser espinita de nadie, quería ser personita de muchos. Decir la verdad indiscriminadamente antes y después del pero. Ser la primera vida del amor de todos para que así no pudiesen olvidarme nunca.
Sabía que cuanto más humana me mostrase, más me asociarían con otro mundo y menos se entrometerían en el mío.
Quería ser yo la que tirase la primera piedra a todos tus “yo jamás”. La de hayvidadespuésde.
Puedo tirarme horas contando lo que quería y lo que no. Pero quería tirarme directamente al rollo y deciros que con todo esto lo único que venía a decir es que nos hemos pasado la vida corriendo para ser los primeros, cuando la primera verdad es que la única forma de ser el verdadero amor de alguien, es ser el último.

More from Mamen Monsoriu

¿Es la coherencia lo primero que se pierde?

Admiramos a las buenas personas, y subestimamos a las personas demasiado buenas....
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *