El valor de las cosas

Estamos acostumbrados a valorar las cosas por su precio sin darnos cuenta de que el verdadero valor fue el tiempo que invertimos en conseguirlo. Adquirir el dinero para comprar bienes de consumo nos privó del valor de la libertad y sin embargo valoramos un metal o un papel sin ningún valor.

El valor de algo reside en la cantidad de tiempo que nos llevó conseguirlo y no en el montante económico que nos ha costado. Creo que es momento de cambiar nuestro lenguaje y empezar a darle importancia a lo que verdaderamente lo tiene.

Me gustaría que las nuevas generaciones comenzaran a practicar un lenguaje más positivo, un lenguaje cargado de simbolismo que le proporcione al esfuerzo y al sacrificio el estatus que nunca debió perder.

Los niños y niñas son esponjas, tal y como diría Montessori, y con nuestro lenguaje diario le estamos inculcando valores donde importa más el precio que el sacrificio, donde la calidad de lo material reside en la cantidad de billetes que nos costó y no en el tiempo y esfuerzo que invertimos para obtenerlo. Parece como si nuestro teléfono móvil fuera más valioso que el dibujo que nos hizo nuestro hijo o hija.

Es momento de cambiar nuestro lenguaje ya que con él, de forma oculta, estamos invitando a nuestros jóvenes a valorar las cosas por el volátil precio económico y no por su auténtico valor. Pondré un ejemplo: imaginad que le dejáis vuestra tablet recién comprada a un niño o niña para que juegue, lo primero que solemos decirle es: “Ten cuidado que me ha costado mucho dinero”, o algo similar, pero siempre dejando patente el coste económico. Sin embargo, realmente, ¿fue dinero lo que nos costó o fue tiempo, sacrifico y esfuerzo? ¿Y si cambiamos “me ha costado mucho dinero” por un “me ha costado mucho tiempo y esfuerzo” y le damos realmente valor a lo importante? Les invito a probarlo.

Tags from the story
, ,
More from Héctor Díaz-Bernardos

(Em)Poder(adas)

Siglos, milenios a la sombra del androcentrismo, jamás visibles en los premios...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *