(Em)Poder(adas)

Siglos, milenios
a la sombra del androcentrismo,
jamás visibles en los premios
siempre ahogadas en el yugo del machismo.
De milagros son portadoras,
con su sufrimiento
la vida florece a cada hora,
el hombre desconoce este sentimiento.
Multitudes de fuerzas
queriendo acallar sus voces
mas permanecerán sus fortalezas
indemnes ante ataques atroces.
Impregnan la vida de belleza,
los corazones de dulzura,
brillantes ideas en la cabeza,
almas repletas de bravura.
Del sexo débil tildadas
van cargando el peso del hogar,
mismo trabajo, mal pagadas,
a veces tengo ganas de llorar;
fiestas masificadas
sirven como excusa
para realizar acciones injustificadas
y librar la cárcel cuando abusas.
Lo de menos es la cultura
el patriarcado es ley no escrita,
momento es de dar sepultura
a tal norma maldita;
ha de abarrotarse la calle
vistiendo sus mejores garras,
silenciosa, abandonar el valle
y liberarse, para siempre, de las amarras.

More from Héctor Díaz-Bernardos

¡Qué insensatez!

Nuestro mayor defecto fue convertir la norma como algo normal y señalar...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *