Engaños

Lo mejor de un beso no dado

es dudar de si hubiese sido maravilloso,

si habría tocado el cielo con las manos

y desfallecido en el paraíso de tus ojos.

 

Lo mejor de un beso no dado

es ignorar que de haberlo hecho

tal vez hubiese comprobado

que no me latía tan fuerte el pecho.

 

Así son los engaños encontrados

a un beso muerto en mis labios,

ojalá hubiese sentido

que besarte era una mierda

y que mi corazón ni se inmutaba

con el aroma de tu boca.

Tags from the story
, ,
More from Héctor Díaz-Bernardos

Analógico

El mensaje en una pantalla jamás aproximarse podrá, por mucho que lo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *