Entre líneas

Photo by Anastasia Zhenina on Unsplash

Lo nuestro es de risa.

La misma que le provocó la protagonista al protagonista en ‘Un paseo para recordar’ cuando le puso como condición que no se enamorara de ella. La de dos amantes que evitan las relaciones a toda costa y viven a costa de todo. Que detrás de todo se quieren y por delante de todo se aman.

Tengo que hablar conmigo. –
—Por fin te has dado cuenta.
—Él siempre lo supo.
—¡Y tú qué sabes!
—Te conoce.
—Menos de lo que le gustaría.
—Más de lo que crees.
—Intenté ocultarlo.
—Tu cara es un poema.
—Pero no un mapa.
—El mundo es redondo.
—La cama cuadrada.
—Está jugando con fuego y dice que la que se va a quemar soy yo.
—Algo trama.
—Tendré que repetirle que el que ríe último ríe mejor.
—Te encanta su risa…
—Provocársela.
—Provocarle.
—Que no se entere nunca.
—¿Que piense que eres la de siempre?
—Tendré que mandarle indirectas.
—Te has vuelto a olvidar del prefijo.
—¿Cuándo me va a pillar?
—Cuenta hasta diez.
—¡Esto no es un juego!
—Gana la transparencia.
—Acabemos lo que no hemos empezado.
—¿Tres últimas palabras?
—No me atrevo a escribirlas.
—No podrías leerlas.
—Las usaré para titular nuestro capítulo.
—¡Dispara!
—Todo lo que le diría si no se lo hubiesen dicho ya antes.
—Son 13.
—Lo sé, siempre fui de saltarme las normas.
—Vas a volverlo a hacer.
—¿Cómo?
—Vas a enamorarlo.

Tags from the story
,
More from Mamen Monsoriu

La naturalidad engancha

Hoy me he imaginado un mundo impactante donde lo natural opacaba a...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *