Entrega

Y entonces me besó, como nadie nunca jamás lo había hecho.

Fue un beso estremecedor, una sensación que de principio a fin recorrió todo mi cuerpo.

Fue de esos besos que te sacuden el alma, que te consumen por dentro, que te estremecen el corazón.

Y ese, ese fue el beso que más feliz me había hecho en la vida;

y fue en ese momento en el que me di cuenta, por primera vez que desde aquel día y por siempre,

yo sería tuya y de nadie más.

More from Patsy Huerta

Dimensión desconocida

Todos preguntan cómo es que pude fijarme en él, cómo puedo estar...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *