Esas mujeres

prostituta
prostituta

¿Es que tú sabes los problemas que causan esas mujeres?

Y ojo, que no tengo nada en contra de ellas, pobrecitas…

Pero es que pasas por esa carretera, y oye, unas retenciones… Porque claro, se paran para
recogerlas y arman cada atasco…

Y luego, oye, que hay niños… ¿qué van a pensar los niños? Que las ven así a las chicas y no, no
es adecuado para ellos…

Y hay algunas muchachitas muy buenas ellas, que no dan problemas ni nada, pero hay cada
una… Que oye, vas por la calle y le dicen cada cosa a tu novio… Que no se cortan, pero nada,
nada… Sin ningún respeto oye, y eso que te tienen a ti delante, pero nada…

Y que luego dejan todo tan sucio… Las hay muy limpitas… Pero hay veces que oye… Que si
condones por ahí… Una cochinada…

Y oye, que qué poco decoro, qué poca educación… Detrás de coches, en plena calle que lo
hacen… Pues menudo espectáculo para los vecinos… ¿Tú te crees que así se puede vivir?

No, así no se puede vivir.

No se puede vivir siendo engañada, vendida y convertida en esclava.

No se puede vivir amenazada de muerte, apaleada y violada.

No se puede vivir con una deuda imposible de pagar, impuesta por una mafia a la que perteneces como un triste objeto sin valor.

No se puede vivir vendiendo tu cuerpo al primero que pasa, sin saber el riesgo que estás corriendo.

No se puede vivir vigilada las 24 horas, sin posibilidad de huir.

No, así no se puede vivir.

Pero así viven muchas de ellas.

Ellas, las que te molestan porque provocan retenciones en carretera. Por cierto, a ellas
también les gustaría estar en un lugar más seguro.

Ellas, que dan una mala imagen a la infancia al ir tan justas de ropa. Por cierto, a ellas también
les gustaría ser libres para poder decidir vestir de otra manera.

Ellas, que dicen cosas tan desagradables a tu novio. Por cierto, a ellas también les gustaría que
su vida y las de sus familias no dependieran de intentar camelarse a tu novio, marido o señor
cualquiera que pasa por la calle.

Ellas, que lo dejan todo tan sucio. Por cierto, a ellas también les gustaría vivir en condiciones
más higiénicas, empezando por tener derecho a limpiar su propio cuerpo y cuidar su propia
salud.

Ellas, que lo hacen de cualquier manera horrorizando al vecindario. Por cierto, a ellas también
les gustaría poder hacerlo en otro lado y, a poder ser, con alguien de su elección.

Ellas, víctimas de trata, tampoco pueden seguir viviendo así.

Tags from the story
, ,
More from Marta Ramón Galindo

Ser alguien

Volví de las vacaciones con bastante “mono” de escritura. Y la misma...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *