Esperando

Esperando
Esperando

Siempre que me tumbo en la penumbra de mi cama
acabo esperando que tu oportunismo llame al timbre
y me levante el ánimo.

Siempre que salgo a mi balcón a mirar las calles
acabo esperando ver tu inalcanzable silueta dar un paseo
de esos que hace tanto dejé de dar.

Siempre que llueve y abro mi paraguas
acabo esperando ver tu sonrisa disfrutando
de la lluvia mientras te mojas.

Siempre acabo esperándote. Siempre.

Y eso que odio esperar, así que imagínate
lo mucho que debo odiar que ya no estés conmigo
para que el odio de la espera sólo sea el desayuno que me
tomo cada día al empezar.

– Sé que si siempre me tumbo en la penumbra de mi cama a esperarte, es porque nunca llegaste.

– Sé que si siempre salgo a mi balcón a mirar las calles para verte, es porque en realidad nunca te vi en ellas.

– Sé que si siempre que llueve y abro mi paraguas esperando ver tu sonrisa bajo la lluvia, es porque tú nunca fuiste de los que llevaban paraguas.

– Sé que si siempre espero un nunca, es porque sé que un nunca será siempre la respuesta a la pregunta que me hago al esperarte:

¿Podré volver a ser el niño que fui?

Nunca.

Porque ahora debo estar a la altura del adulto que aquel niño siempre soñó ser.

Tags from the story
, , , ,
More from Arias D. Robert

Esperando

Siempre que me tumbo en la penumbra de mi cama acabo esperando...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *