Evolución decadente o cómo sobrevivir en Bulgaria

Bulgaria

Desde que vivo en España, un país maravilloso por cierto, me han preguntado seguramente miles de veces “¿De dónde eres?” una pregunta fácil seguida por una respuesta bastante sorprendente para la multitud. Las suposiciones han sido América Latina, Francia,Rusia, Rumanía e incluso Andalucía.

La respuesta es y siempre será: -Bulgaria.

Para los que lo desconocen, mi patria se encuentra en los fríos Balcanes acostándose en la orilla del Mar Negro.

Un viaje en coche entre la capital y la costa puede introduciros tanto en los rincones mas alucinantes como en los que pasaríais miedo y asco infernal. Bulgaria es un país donde la cantidad de niños sin familia hará que vuestra sangre se enfrié; los animales callejeros mueren a cada metro cuadrado y su número pronto nos superará.

Las carreteras (cuando las hay) parecen a caminos de montaña que abrazan unos coches de lujo cuya procedencia nunca cuestionamos. La situación económica ha caído en un abismo que consiste en sobrevivir o por lo menos no vivir tan mal. La corrupción y el precio del pan, mano a mano, se hinchan como la espuma.

El comportamiento de la gente os quemará las entrañas y un simple “Buenos días!” en cualquier institución pública será seguido por una mirada repugnante. La negatividad y el sentimiento de autodestrucción son tan fuertes que empezaríamos considerarlos un virus mortal. Jamás de los jamases aceptaremos emigrantes en nuestras tierras, sin embargo, pisaremos territorios ajenos con la cabeza bien alta y el pecho de orgullo.

En fin, Bulgaria – un país donde la gente vieja, muy vieja además, es la huella de la nación que hace tiempo existió. Si, en pretérito perfecto simple, ¡y qué lástima!

More from Debora Vladimirova Velkova

Evolución decadente o cómo sobrevivir en Bulgaria

Desde que vivo en España, un país maravilloso por cierto, me han...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *