Guillotina

Photo by Aaron Burden on Unsplash

Nos mandaron a la guillotina
enamorados,
nos vieron reír ante el destino.

Ambos, corrompidos por la vida,
quemábamos libros
de Schopenhauer
con la leve esperanza
de cambiar el mundo
con su humo.

Fuimos poetas de lo nuestro,
dioses creadores
pero más aún destructores.

Rompimos mil barreras desconocidas
y la ventana de lo inefable
cada vez era más pequeña.

Matamos el romanticismo
cuando pintamos lágrimas
al cleptómano
de Théodore Géricault,
él parecía arrepentido
y nosotros fuimos los enfermos.

También destripamos los versos
de Aloysius Bertrand.
Jugar con el sentimiento
era como besar
una bala en el aire.

Ayer nos preguntaban
si estábamos enamorados
de la muerte
y, como buenos románticos,
dijimos que resucitamos
el amor.

Tags from the story
, ,
More from Jesús Pacheco Pérez

Capricho baldío

Hay unanimidad en el silencio: la muerte firma con sus labios, el...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *