Hilo rojo

Photo by Igor Ovsyannykov on Unsplash

Tengo un hilo que no es mío ni es rojo.
Tengo un hilo transparente, que dice que soy todo espejos y un escudo.
Tengo un hilo hecho a medida. Me conecta con aquellos de quien nunca me querría separar,
y se asegura de que no encaje con nadie más.
Un hilo que no prende si le echas leña al fuego, que no brilla en la oscuridad porque ni la concibe, ni la entiende.

Mi hilo no tira ni afloja, mi hilo siempre dice sí, o de lo contrario se consume.
Mi hilo hace esquina en el olvido y no da de sí cuando me empeño en girar.
Mi hilo no ata, une sin cortapisas.
Tengo un hilo que no es mío.

Si me tiras del hilo, no soy yo la perjudicada.
La vida da tantas vueltas que parece un alfiler.
La vida es ese alfiler que pincha cuando no estás.
Un alfiler incapaz de dejarse llevar entre mis propias manos sin pincharme.
Un alfiler que me recuerda que la única forma de no tener rival es ser yo mismo.

La vida es el alfiler que nunca consiguió coserte a mi cama.

El alfiler son dos días, y a mí me sobró el segundo.
A ti te temblaron las manos por cobardía.
Y yo me pregunto ¿es el tamaño de mi alfiler muy pequeño, o es que las ganas de que entres no son suficientemente grandes?

En cualquier caso,
puede que la vida fuera un alfiler,
pero la mía estaba llena de paja,
y de tanto prender,
al final te había encontrado.

More from Mamen Monsoriu

Todo me sabe amargo desde que exprimo mi tiempo para no pensarte

El mundo sin ti es un experimento social en el que exprimo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *