Un hombre poco cuerdo

Un hombre poco cuerdo
Un hombre poco cuerdo

Y encima de aquel púlpito, con los ojos serenos y la voz firme, se dirigió a quien le escuchaba.

– ¿De qué sirve una casa llena de cosas si se tiene el alma vacía de sentimientos?;

¿De qué sirve un hogar escrupulosamente limpio si los pensamientos están repletos de suciedad?;

¿De qué sirve tener mil supuestos amigos si cuando llueve no comparten su paraguas?;

¿De qué sirve gastar tiempo en trabajar si luego faltan horas para vivir?;

¿De qué sirve sacrificar el presente por un futuro inexistente si no se disfruta del ahora?;

¿De qué sirve soñar durmiendo si al despertar se abandonan los sueños?;

¿De qué sirve calentar la piel en el fuego si se tiene en el interior hielo congelando el deseo de justicia?;

¿De qué sirve anunciar lo que se va a plantar si nunca se empieza a labrar?;

¿De qué sirve lanzar anzuelos si al final del hilo se encuentran desilusiones?;

¿De qué sirve esperar acontecimientos si más tarde aparece el desencanto?;

¿De qué sirve aparentar para ser aceptado si se ahoga con ello la libertad de ser uno mismo?;

¿De qué sirve regalar al hambriento un mar de peces si no se le enseña a pescar?;

¿De qué sirve vestirse de rencor si sus ropajes repelen el calor?;

¿De qué sirve en odio arroparse si sus sábanas al corazón no abrigan?

El mendigo dejará de serlo cuando todos se den cuenta de sus propias miserias; el rey dejará de serlo cuando todos hallen sus propias riquezas.

Estas fueron las palabras de alguien poco cuerdo.

More from Héctor Díaz-Bernardos

Uno de esos días

Soy contradictorio como el aire nunca sé de dónde soplo. Soy inestable...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *