La mejor aventura soy yo.

Photo by Kevin Delvecchio on Unsplash
Photo by Kevin Delvecchio on Unsplash

“Nada tiene sentido si no mezclo en ello mi cuerpo y mi espíritu. No hay aventura si no me comprometo en ella”. –A. De Saint-Exúpery

Cada día quiero y me implico para que mi vida sea una aventura. Con esto no quiero decir que busque que me ocurran cosas fascinantes o vivir situaciones extremas y trepidantes como Indiana Jones. Pero sí ver la vida como el personaje
de esta famosísima saga. Indiana era un hombre que vivió sus aventuras, que cometió errores y aceptó su propia humanidad, que tiene en sus ojos la fortaleza y la flexibilidad mental para enfrentar cualquier reto que se presente y que tiene la suficiente capacidad para guiar a una nueva generación a vivir sus propias aventuras.

No quiero vivir a medias, y tú tampoco lo quieras jamás. O todo o nada. Mójate entero. Imagina por un momento que estás en la playa. Todos tus amigos se bañan de cabeza a pies, bucean, nadan, hacen el pino, volteretas…y en cambio tú solo te bañas hasta la cintura. ¿Crees realmente que lo vas a vivir y disfrutar con la misma intensidad que tus amigos?

Sé un aventurero. Da lo mejor de ti en cada momento, hagas lo que hagas y estés con quién estés. Conecta con tu niño interior. Piensa una cosa, cuando eras pequeño ¿jugabas a medias? ¿Reías a medias? ¿Tus amigos eran a medias? ¿Tu
“novio/a era a medias? ¿Dormías a medias?… y ¿por qué ahora sí?

-Quedarnos a mitad en las cosas que hacemos o en nuestras
relaciones es una manera de no llegar a ningún lado-

Y si un día te propones hacer un plato de pasta, pon todo de ti, tu cuerpo y tu alma. Hazlo lo mejor que sepas y con todo el cariño y disfrute que tengas en tu ser, que es infinito.

Y si otro día quieres conocer a una persona, tampoco te quedes a mitad. No consiste en juraros amor eterno, para nada. Consiste en que el tiempo que estéis (da igual si son dos meses como cinco años) que sea auténtico, mojándote de cabeza a pies, dando de nuevo lo mejor de ti. Porque tanto si funciona como si no funciona, lo habréis disfrutado como enanos. Y eso vale la pena, más bien, vale la alegría. Porque eso es vivir, eso es experiencia que te llevas para toda la vida.

Pero si uno, o ambos, os quedáis a medias…te puedo asegurar que la sensación agridulce, aunque más bien agria que dulce, que deja es innegable y triste, muy triste. Cada uno es libre de llevar las relaciones como quiera, pero no pretendas obtener grandes relaciones si eres una persona a medias, un no-aventurero. No pretendas tocar el cielo si no te atreves a mirar hacia arriba sin importar lo que haya abajo. Y luego no te quejes. Si quieres vivir la vida como Indiana Jones apuesta y arriesga, no busques apostar lo mínimo y ganar a la banca.

Y así con todo, hagas lo que hagas, estés con quien estés. Pon tu cuerpo y tu alma. Eso es lo que quiere la vida, y para eso estamos aquí.

Vive. Porque si algo aprendí, es que detrás de los miedos están nuestros sueños, nuestras ilusiones. Que los miedos sólo se superan enfrentándote a ellos. Que los miedos sólo están en nuestra cabeza y cuando realmente entendemos esto, todo cambia.

Cada día tienes una nueva oportunidad para vivir la vida como un aventurero,
aunque también puedes elegir seguir viviéndola como un simple espectador.

More from Joana Pérez San Miguel

La mejor aventura soy yo.

“Nada tiene sentido si no mezclo en ello mi cuerpo y mi...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *