La sonrisa, el sueño y la realidad

En un hermoso lugar existió una vez un agujero profundo, lleno de galerías, pasillos y caminitos, llamado hormiguero. En este bonito lugar nació una linda hormiguita a la que llamaron Margarita, era hermosa, llena de vida, pero lo más curioso es que nació sonriendo, alegre y divertida.

Margarita con su sonrisa y alegría animaba a todas sus hermanas en el día a día, y hacia felices a toda la comunidad. Lograba que todas fueran más alegres en sus labores. Como era pequeñita no podía salir fuera del hormiguero, y su sueño era saber de dónde venía aquella luz maravillosa que todas las mañanas inundaba de luz todas las galerías y caminos del hormiguero. Margarita veía a lo lejos en lo alto de la chimenea, que por allí entraba esa maravillosa la Luz.

Margarita preguntaba a las hormigas más mayores del lugar y les hablaba de su sueño sin dejar de sonreír. Todas las noches soñaba, se preguntaba quién podría ser quien irradiará tan hermosa luz. Y así pasaban los días y los meses, entre las sonrisas que regalaba Margarita a todos y su sueño.

Una mañana, antes de despertar de su sueño, sintió un calor especial, en todo su cuerpecito, abrió los ojos despacito y empezó a ver una hermosa luz anaranjada, amarillenta, brillante sobre ella… su sonrisa se ilumino más que nunca, en sus ojos se reflejaba como en un espejo aquel maravilloso ser, el Sol. Pero de repente se preguntó: ¿cómo he llegado hasta aquí, hasta lo alto de la gran chimenea? Fue entonces cuando se dio cuenta que una de sus hermanas la sujetaba, pero siguió mirando hacia abajo y vio que todas sus hermanas una tras otras la sostenían, haciendo una gran escalera, hasta elevarla por encima de aquella chimenea.

Aquella tarde, las hormigas más ancianas del lugar le dijeron: Tus hermanas te han querido regalar ese momento maravilloso, para convertir tu sueño en realidad. Te han querido agradecer tu linda sonrisa de todos los días que es ánimo y luz para ellas y que tanto las anima a continuar con alegría. Recuerda Margarita que esa hermosa sonrisa y la luz son lo mismo. Deja sentir tu corazón. Lo que para ti la luz es un milagro, para tus hermanas es tu sonrisa.

Se estaba haciendo de noche y Margarita se fue a su camita muy feliz. Dibujo una enorme sonrisa en su rostro y empezó a soñar de nuevo, pero ahora con aquella luz blanca y brillante que todo lo inundaba en la noche…. Al poco sintió como su corazón palpitaba, se asomó en su interior y vio a su linda sonrisa, que tomaba de la mano a su sueño y a la realidad. Y las tres se elevaron hacia el cielo, para fundirse en aquella luz blanca, de estrellas y luceros.

Aquella noche Margarita pudo entender de nuevo que en realidad el firmamento, las estrellas y ella era algo más que un sueño. Que una sonrisa lo contiene todo, se transmite a todo y regresa a ti en forma DE MIL COLORES.

Y colorín colorado, este que no tiene nada de cuento, no se ha terminado. Que tus sonrisas iluminen tus sueños y veras la hermosa realidad que hay en ti. Eres tus sueños.

Colaboración | Juan Miguel Tormo Fornas.

Tags from the story
, , , , ,
Written By
More from Colaborador

Lo que cuesta de verdad

Los desayunos con esa persona. Los largos paseos y nuestro diario de...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *