Acerca de las precauciones en el amor

Todos conocemos esa bonita sensación de estar enamorados, cómo nos sentimos las personas más afortunadas del mundo al tener a nuestro lado a aquella persona que consideramos “la indicada”, cómo no queremos separarnos de ella ni un segundo y cómo sentimos que lo que pase en el mundo no importa mientras se encuentre a nuestro lado.

Nos hablan mucho del amor, de sus puntos fuertes o débiles, pasando del amor al desamor en cuestión de segundos, de la mayor de las alegrías a la peor de las tristezas pero raramente alguien se para un momento a comentarnos ese punto inicial, a hablarnos de esas precauciones del todo necesarias para que una relación funcione.  Que no todo es amor cuando no es desamor ni es desamor cuando no hay amor, no es todo  fácil ni difícil, ni blanco ni negro, la vida está llena de matices y apreciaciones que debemos tener en cuenta a la hora de disfrutar del amor (que muchas veces se confunde con ir en su búsqueda o en su encuentro pero nada tiene que ver). 

“Una mañana me miré al  espejo

y con la venda de los ojos me hice un lazo en el pelo;
ahora estoy más guapa y menos ciega,
suele pasar según dicen”.

(Va a mejor; SARA BÚHO)

Dicho lo cual,  pasemos al punto clave, aquí os dejo algunas aclaraciones.

¿Qué debemos saber acerca del amor?

  1. Quiere-TE, Valora-TE

Son dos premisas básicas, fundamentales, imprescindibles, esenciales para disfrutar de una relación en pareja sana. Nunca cometas el error de dejar en manos de la aprobación ajena algo tan sumamente particular como definir- TE, valorar- TE e incluso limitar-TE como persona. Ni siquiera a tu pareja. Nunca jamás. Una persona externa jamás podrá encargarse de definir quien eres así que no le concedas a nadie permiso para calcular tu valía porque a nadie le pertenece este privilegio. Se trata de algo intrínseco que te pertenece a ti y únicamente a ti, porque nadie podrá conocerte nunca mejor que tú mismo.

  1. Ni se busca ni se encuentra, simplemente se CREA

El amor no es un producto en venta tal y como muchas veces se plantea. No trates de buscarlo, no pretendas encontrarlo; todo llega para quien sabe esperar o, mejor dicho, para quien lo sabe apreciar, para quien es capaz creer en él y lo va creando día a día, poco a poco y paso a paso. Lo más bonito del amor no es buscarlo como muchos intentan, ni siquiera encontrarlo como comúnmente se cree, la magia del amor reside en  ser capaz de crear entre dos personas distintas e individuales un vínculo especial. Que no te engañen.

  1. No te olvides de TI

Tú existes más allá de tu pareja;  tus amistades, familiares, todo tu entorno te necesita. No te conviertas en una prolongación de tu pareja, eres tú y únicamente tú, con tus gustos, manías así como todas y cada una de tus particularidades. No te dejes influenciar ni, por el contrario seas tú quien determine la forma en la que debe pensar o actuar ante la vida el otro. Cada persona es de una manera determinada y brilla con su propia luz. ¿Comprendes?

Te podré un ejemplo a modo de historia. Solo te pido que me leas con atención mientras vas visualizando cada uno de los escenarios en los que te voy a sumergir en adelante. ¿Estás preparado? Adelante. Estira una cuerda. Hasta que no puedas más. Hasta que el equilibrio te lo impida y te empuje hacia el otro lado. Ahora anda. Anda por la cuerda floja. Atando y desatando la cuerda al hilo de la vida, al compás de tus propios pasos. Quizás la vida no era tan compleja. Quizás solo necesitábamos saber hasta qué punto aguanta nuestra propia cuerda. Ahí es donde reside nuestro equilibrio. Recuerda, tú eres tu propio equilibrio y tu propia cuerda. No dejes que estiren por ti. No estires por el/ella. No le entregues a nadie ese poder incalculable.

  1. ¿Y si las cosas no salen bien?

Caer es humano; levantarse, esencial y aprender, fundamental. Nadie te puede asegurar un final feliz, nadie podrá determinar si valdrá o no la pena sin arriesgarse a intentarlo. Si las cosas no salen bien, es momento de empezar de cero y aprender de los errores. ¿O prefieres quedarte con la duda? 

En otras palabras, siguiendo al escritor Pablo Arribas,

“Un valiente no entiende la estúpida forma que tiene la cultura de entender la pérdida o la ganancia, pues cree que no se le puede exigir nada a alguien que lo ha dado todo. Un valiente sabe que lo único que se puede perder en la vida no es una pareja, un partido o un sueldo. Un valiente sabe que lo único que verdaderamente se pierde en la vida son las oportunidades”.

(Sal con un valiente; PABLO ARRIBAS)

Ante todo, nunca es demasiado tarde para darte cuenta que todo cuanto tienes, quieres y necesitas coinciden en una misma persona y justo encajan con quien que está leyendo esto.

    ¿Te atreves a encontrarla?

More from Belén González

Críticas destructivas

Yo sé lo que es que te miren por encima del hombro....
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *