Lo que cuesta de verdad

desayuno
dasayuno

Los desayunos con esa persona. Los largos paseos y nuestro diario de vida. Los aviones
cargados de sueños y las pistas de aterrizaje acolchadas con un sinfín de besos y
abrazos de recibimiento. El libro que encontramos por casualidad y que se convierte
en un bendito manual. Una noche hacia ninguna parte o esa en la que acabas por
encontrarte. Un minuto con los nuestros. Toda una vida para ser perfectos.

Sentir la brisa en la cara en una montaña cualquiera en un cálido mes de Abril. Coger
un tren para volvernos a ver. Besar con los ojos cerrados. El no rendirle cuentas al reloj
porque el tiempo eres tú, contigo, con los demás, a su lado.
Ver una película y llegar hasta los créditos con una sonrisa, porque no es la película, es
con quien compartes las palomitas. Hablar por hablar, hablar de grandes verdades o
pequeñas mentiras sin más.

Perder la vergüenza al dar un paso más. Destrozar una canción en la ducha al creer que
cierras un festival.
Saltar, gritar, soñar… y todos los malditos verbos que nos demuestran que vale la pena
dejarnos llevar.

Y es que, piénsalo bien. Todo, todo cuesta muy poco cuando nos damos cuenta que,
algún día, todo lo que somos, lo que tenemos, lo podemos perder y no habrá vuelta
atrás.

Written By
More from Colaborador

Lo que cuesta de verdad

Los desayunos con esa persona. Los largos paseos y nuestro diario de...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *