Los caminos de rosas están llenos de espinas

Photo by Ryan Moreno on Unsplash

Dentro de cada mujer hay otra tratando de hacerle entender que ella sola se basta;
una mirada a ninguna parte resolviendo el curso de las cosas;
la premisa de que es el miedo a perder lo que le hace ir perdiendo; 
un puñado de caprichos en formato capullo;
y unas extremidades con las que, poco a poco, levantará su propio pódium.

Tags from the story
,
More from Mamen Monsoriu

Todo me sabe amargo desde que exprimo mi tiempo para no pensarte

El mundo sin ti es un experimento social en el que exprimo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *