MÁS ALLÁ DE LO QUE NUESTROS OJOS VEN

pareja
pareja

Allí estaban los dos, sentados en el coche. Ella enamorada desde hace tiempo y él sin saber qué esperar de la vida.

Una hora antes ella estaba lista para salir. De pie, en su habitación, mirando una hoja que decía:

“¡APÚNTATE A UNA NOCHE INOLVIDABLE! ¡UNA CENA A CIEGAS!

Nuestros asesores son los mejores del mundo. Te aseguramos una persona en tu mesa con la que tu compatibilidad sea de más del 98%. NO DUDES EN

LLAMARNOS”.

Y un número de teléfono al que llamar.

Ambos eran amigos desde hacía 3 años. Ella enamorada casi desde un principio, él en su mundo de ensueño sin enterarse de nada, o sin querer hacerlo. Relaciones de por medio con otras personas, peleas entre ellos, distanciamientos y acercamientos continuos, sufrimiento… Por fin se decide a olvidar y dar un paso hacia el futuro. Se lo comenta y ambos deciden apuntarse a la cena.

Ya en el coche, él se gira a mirarla, apartando la vista justo cuando ella se gira a mirarlo. Ella tiene dudas, eso supone dar un paso hacia el futuro y dejar atrás el pasado. Permanecer a su lado, pero olvidar sus sentimientos. Y sí, le cuesta, pero está decidida.

Llegan al salón y les conducen a su mesa. A la misma hay sentados dos chicos más y a la derecha de estos dos chicas. Ellos son amigos y ellas son amigas, al igual que lo son ellos. Se sientan y esperan que comience la noche. Las conversaciones se cruzan, todos se conocen, sonríen e intercambian miradas, incluso ellos. Sus miradas son de comprensión, son las típicas miradas que no necesitan acompañarse de palabras para entenderse, son las miradas de dos amigos que se conocen demasiado bien.

Ella sonríe, cree que el chico sentado a su lado es encantador. Le halaga, le dice algún piropo e incluso comentan gustos y se dan cuenta de lo parecidos que son. Susonrisa le parece encantadora, la de un chico simpático y sobre todo sincero. La de un chico con el que podría verse en un futuro.

Él por su parte comienza entusiasmado una conversación con la chica de su lado. Al pasar poco tiempo se da cuenta de que no es para él. Bajo su punto de vista la entiende como una chica superficial, poco sincera, con intención de ocultar algo. No comparten muchos gustos, ya que él es un enamorado de la vida y ella lo es de lo tangible.

Él la mira. Nota que está contenta, que está a gusto. La ve sonreír y se fija en ella. En su pelo largo. En como su sonrisa deja entrever sus perfectos dientes. En las estrellitas que asoman en sus ojos cuando alguien la hace reír. Y entonces mira a la chica de su lado. Se siente indignado. Se levanta y se dirige fuera, a la recepción.

– Perdona, en vuestro anuncio asegurabais encontrar en esta cena una persona con la que tuviera más del 98% de compatibilidad. Estoy totalmente convencido

de que ninguna de las chicas que he conocido esta noche en mi mesa cumple esos requisitos.

– Verá señor. Entiendo su confusión, pero no es así como lo explica usted.

Nosotros le asegurábamos que a su mesa habría una persona con la que tendría más de un 98% de compatibilidad. Lo que no podemos remediar es que la haya tenido siempre a su lado y no haya sabido verla.

Tags from the story
, , ,
More from Aída García González

Vistas al presente

Cuánto tiempo dedicamos a pensar? Y voy más lejos… ¿Cuánto tiempo pensamos...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *