Miedo

Recuerdo el olor a dolor.
Sus gritos llenos de odio,
Mis lágrimas formando lagos.

Recuerdo sus amenazas
Hechas llamas
Llenando las fachadas
De heridas de guerra.
Recuerdo la manipulación,
Los insultos
En busca de mi temor,
Creciendo a la par mis ganas de huir
Con las de quedarme allí.
Recuerdo cada palabra,
que no sería nada sin ti
Que si sigo respirando
te lo debo a ti,
Que todos mienten,
te debo creer a ti.
Recuerdo levantar la mirada,
Decirte que esto se acabó
Y tú amenazarme con morir.
Sabías que en mitad del tornado
En el que me hacías vivir
Aún quedaba humanidad en mí
Y, por eso, nunca te dejaría morir.

Recuerdo que me preguntaron,
Por qué seguía a tu lado
Si todo cuanto quería
Tú me lo estabas haciendo perder.
Y yo siempre respondía
Que quererme
Era lo único que hacías cada día
Sin importar las heridas que causaras.
Recuerdo que me llamaron,
Mujer maltratada
Y yo solo veía amor
En esos ojos que
A golpes me hicieron ver
Que el amor no destroza,
Cava tumbas o asfixia
Y eso, yo
no lo quería ver.

Recuerdo tener miedo
A afirmar que
me había maltratado.
Intenté creer que las amenazas
Solo eran consejos
Y que si cuando decidía irme
En mi casa volvían las pintadas
Porque incluso las almas bravas
Consiguen echar de menos
y no de más.
Recuerdo no encontrar nombre
A aquello que ese ser me hizo,
Pero ahora solo puedo decirme
Que maldito el día en el que le conocí,
Maldito el momento en el que
Miré más por él que por mí
Y maldito el segundo
en el que decidí
Que él único por qué
me señalaba a mí.
Recuerdo el día
Que te eché de mi vida
A patadas
Como te merecías.
Aquel día que entendí
Que para maltratar
No se necesitan
Moratones en el cuerpo.
Ahora puedo ir
por la calle sin miedo,
y cada vez que suena mi móvil
y aparece en la pantalla
“número desconocido”
No soy presa del miedo.

More from Estela Tarrazona

Dolor

Y un día, presa de dolor, quise utilizar la venganza para curar...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *