Es el momento de Realizarse: hacer es existir.

Hacer es existir
Hacer es existir

En este artículo me gustaría hablar sobre cómo el hacer, nuestros actos o comportamiento, solo cobran sentido si son una extensión del ser y de como ser conscientes de ello nos puede ayudar a llevar una existencia plena. Espero que aún siendo un post bastante teórico lo encontréis útil.

Cuando hablamos de la importancia del ser, hablamos de aprender a no dar excesiva importancia a valoraciones o juicios ligados simplemente a nuestros logros y éxitos, sean materiales o intelectuales, para aprender a valorarnos, tanto nosotros como a los demás, a través de lo que simple y llanamente somos. Lo que sería nuestra ser o esencia, algo bueno por naturaleza y desligado totalmente de nuestros actos.

Lamentablemente, hoy en día apreciar a alguien sencillamente por lo que es, es algo al alcance de muy pocos. Las relaciones que establecemos son siempre en alguna medida interesadas o condicionadas. Puedes querer o apreciar a la gente que te rodea, pero siempre esperarás que se comporten de una determinada manera, que no te fallen. En caso que se comportaran de forma que entendieras incorrecta, la relación dejaría de existir o se deterioraría cuan menos.

Quizás uno de los pocos ejemplo de relación basada en el amor a la esencia sería el amor de madre a hijo. Una (buena) madre amará a su hijo por encima de todas las cosas, sean cuales sean sus acciones, incluso aunque, pongamos por caso, se convirtiera en un asesino, puesto que ella verá siempre en él su esencia, buena por naturaleza, por encima de sus actos.

Pero, y aquí es donde me gustaría poner el acento esta vez, de forma paralela, esa esencia tan abstracta, pura e intangible que comento y por la que se nos ha de valorar, se hace real y tangible solo y paradójicamente mediante nuestros actos. Es nuestro comportamiento el que nos realiza, la extensión de nuestra esencia en la realidad tal como la conocemos.

Claro siempre existe, por supuesto, la opción de elegir una vida “sin hacer” es decir, una vida contemplativa, que sería la vida monacal. Personas que eligen centrarse en la exploración de ellos mismos. Expandirse interiormente en vez de exteriormente. Pero independientemente de estos casos, para la mayoría de nosotros, hacer como sinónimo de existir es una ley inmutable.

No todos lo que hacemos es una extensión de nuestra esencia pero la única manera que tendremos de mostrar nuestra esencia en esta realidad es mediante nuestros actos. Y solo los actos que parten de nuestro ser, solo esos, son los que hacen nos hacen “reales”. Cobrando aquí total sentido la palabra “realizarse”.

Menos teoría y un ejemplo: ¿Verdad que cuando haces algo que realmente te llena, que esta en consonancia con lo más profundo de ti, dices “que te estas realizando”? A eso me refiero. A la sensación que todos tenemos cuando nos estamos expresando desde lo más dentro de nosotros mismos. ¿Cuánta gente busca realizarse en su trabajo o, todavía más difícil, ver que lo que les realiza, sea su hobby o su pasión se convierta en su modo de ganarse la vida?

Cuando estamos es esa búsqueda, sencillamente lo que estamos diciendo es que queremos expresarnos desde nuestra esencia. Queremos hacernos realidad en esta realidad. Valga la repetición.

Entonces por consiguiente y desde este punto de vista, cualquier tarea que hicieras que no fuera una extensión de tu ser sería algo que no te haría realidad, que no te realizaría y por lo tanto no existirías, puesto que tu ser, TÚ, no se expresaría. Siendo entonces tu vida de esta manera un sinsentido.

Por lo tanto, la conclusión es que los actos que darán sentido a tu vida serán solo aquellos que estén en consonancia con tu ser.

Así, acabo de describir en pocas palabras el secreto para encontrar sentido a todo lo que haces en tu vida y por lo tanto vivir con un propósito. (¡y gratis!). Como llevarlo a la práctica se escapa de el ámbito de este post pero al menos ya tenemos todos claro que si queremos llevar una “existencia plena” (¡nunca mejor dicho!) es importante que intentemos actuar desde nuestra esencia.

¡Manos a la obra!

Tags from the story
, , ,
More from Vicens Fayos

El paseo y la chica

Hoy nos han sacado a pasear. Supongo que confían en nosotros y...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *