Nacer

Mis sueños saben a tí
Mis sueños saben a tí

Cuando me hablaron de la soledad no sabía que llevaban razón, escuece y anestesia. No me fustigo, está siendo mi mejor aliada, y aunque duela, a veces acompaña. Por suerte o por desgracia, siempre hay alguien que lo está pasando infinitamente peor. ¿Sirve eso de consuelo? A mí, no. Siempre creí que es la victoria de los mediocres.

Hoy cumplo un año desde que volví a nacer. Los doctores son optimistas, dicen que lo peor ya ha pasado y que mi juventud y mi fortaleza harán el resto. He sentido la necesidad de abrazarte como se abrazan las nubes en una inminente tormenta, pero da igual, no me hagas caso, no me des importancia, quizá sean tonterías mías o el deseo de querer volar alto y ver más allá de los rascacielos que se abren a mi paso en esta gran urbe a la que tú y yo llamábamos cárcel. Aún no termino de acostumbrarme, es alzar la vista y te veo disfrazado con otra cara, con otros rasgos, pero siempre con tus mismos ojos, esos que me miraban plácidamente y me hacían sentir en paz conmigo misma. ¿Te acuerdas de nuestro último viaje juntos? Aún guardo los billetes en mi cartera, son parte de mi identidad, y a veces, me hacen sentirme segura. ¿Sabes? no pretendo engañar a nadie, aún sigo pensando en ti, y no creo que eso cambie. Quién nos iba a decir que nuestro último viaje juntos sería solo de ida… al menos para ti.

Un año después, te sigo teniendo presente, más que nunca.

Y no, claro que no, no soy la única que ha perdido a alguien, por desgracia, todos hemos perdido a alguien, todos los días perdemos a seres queridos de una u otra forma.

Un año después, te sigo teniendo presente, más que nunca, aunque la vida me haya dado otra oportunidad.

More from Jonathan Moncada Moreno

En un lugar en tu pecho

En un lugar de tu pecho, yacen cientos de besos. Guardaré un...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *