Nacida Para Llorar

bebe
bebe

Dicen que todo el mundo tiene un don.

Algo por lo que está aquí; algo valioso que le hace único y especial.

Mi abuela nació para que a mi madre no le faltara de nada; Mi madre para que yo existiera; y

yo, yo nací para llorar.

Llorar por todo y llorar por nada.

Llorar con rabia y con desgana.

Llorar de alegría, y también de… De eso.

No sé desde cuándo estás aquí, conmigo. Si llegaste hace meses o me acompañas desde

siempre. Dándome la mano al caminar, ofreciéndome tu hombro, y apagando los buenos

momentos que hacen que ya no brille con luz propia.

Una luz que creía tener, pero que se fue sin despedirse en el momento en que tú decidiste

quedarte.

Yo no nací para escribir,

Yo no nací para ayudar,

Para pensar, para disfrutar,

Ni mucho menos para ser madre.

Yo nací para todo eso y mucho más.

Nací para llorar,

Nací para sufrir,

Nací para quejarme.

Y cuando sentí que ella se estaba apoderando de todo, que ya había convertido en grises mis

ojos y sellado mis labios, levanté mi dedo corazón y me despedí de ella, sin un motivo, sin un

adiós.

Porque, aunque muchas veces necesite de ti, tristeza,

descubrí que, si nací para llorar,

es que también lo hice para escribir, para ayudar, para disfrutar, para pensarte, para ser

madre.

En fin, que si me preguntan por qué nací,

Responderé que para vivir.

More from Sara Olivas

cree en tí

Nadie dijo que fuera fácil, pero, cuando alguien te lo diga, créelo....
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *