No fueron primicias

No son las llamas quienes carbonizan
bosques enteros de vida salvaje
ni son enfermedades del paraje
las que muertes súbitas simbolizan.
Son exterminios los que atemorizan
a animales carentes de maldades
inmersos en brillantes suciedades
de dictaduras que los paralizan;
pues incógnita es lo desaprendido
en milenios de arrogante codicia
en la que sentidos hemos perdido;
ahogándonos en sumisas noticias
en las cuales nadie nos ha querido
enseñar las verdaderas primicias.

H.D.

More from Héctor Díaz-Bernardos

No fueron primicias

No son las llamas quienes carbonizan bosques enteros de vida salvaje ni...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *