No muerte, ya no le asustas

Photo by Javardh on Unsplash

Predestinados,
Inevitables reincidentes,
una y otra vez
condenados al destiempo;
víctima y verdugo,
amantes o enemigos,
lejanos,
imposibles pero esperanzados;
demasiadas vidas
llamándose prohibidos.

Dos almas vacías,
otra existencia sin sentido;
No son ganas de acabarlo todo,
es prisa por volver
tal vez,
– con un poco de suerte –
en una próxima
le llamará suyo.

No muerte,
ya no le asustas.

 

@NuevoPapel
Adriana Acosta Alvarez

More from Nuevo Papel

Desvelo

Si en imprudente desvelo adelantándose al alba, mi nombre te despertara resonando...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *