Feliz sin tanto cuento

Mar
Mar

No sé si creo en el destino, o por el contrario, es el destino el que ha hecho que crea
un poco más en mí. Porque, desde que te fuiste, han pasado tantas cosas que, aún con
vendas en los ojos y cuerdas en el corazón he sabido ver y sentir tan de cerca todo y
cuanto preparaste para mí.

Que ya no creo en hilos rojos conectados porque sí, conectados a ti. Porque, muchas
veces, más que unen, hay hilos que enredan, que mienten, que inventan, que juegan.
Que juegan a un juego en el que solo tú sabes las reglas y en el que yo, siempre tiendo
a perder.

Pierdo la fe, la esperanza y la cordura, mientras tanto, esa pareja que tengo enfrente
parece que juega en el mismo bando. Sin trampas, sin mentiras, sin trucos ni cartón, y
mucho menos daños.

Que ya no me siento princesa de nadie, aunque de vez en cuando busque ser feliz con
tanto cuento y me despierte del sueño profundo con un beso que, más que a amor
verdadero tiene sabor a manzanas envenenadas.

Al final resultará que más que doncella en apuros soy la bruja de la historia. Pues, ya
no visto con trajes rosas, ni nadie me espera a las doce de la noche. Ya no pierdo
zapatos de cristal, porque nunca supe andar con ellos, más bien, pierdo las bragas por
ese príncipe que resultó ser rana antes del primer beso.

Pero, qué quieres que te diga, si es que ya no caigo en tentaciones con sabor a
manzana podrida, porque ya no me creo la Blancanieves del cuento que inventaste. El
veneno que me tragué ha terminado matándote, aunque, he de decirte que, mala
hierba nunca muere.

More from Sara Olivas

cree en tí

Nadie dijo que fuera fácil, pero, cuando alguien te lo diga, créelo....
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *