Paraíso de reloj

Photo by Jon Tyson on Unsplash

Las horas estaban contadas para volvernos a ver

y aunque sabía que si se diera el maravilloso placer de ocurrir

lo que tanto mi corazón anhelaba y ya no podía callar,

se quedaría ahí en ese instante donde nuestros labios volverían a rozarse,

a sentirse el calor del uno con el otro.

Lleno de tanta pasión, nostalgia, pero sobretodo lleno de ganas,

ya que sería el último beso grabado en nuestros corazones,

un beso de sello sin remitente, un beso de hasta siempre.

More from Raquel Vilar González

Paraíso de reloj

Las horas estaban contadas para volvernos a ver y aunque sabía que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *