Piensa más, y vivirás menos

Última oportunidad
Última oportunidad

Habían pasado años desde la última vez que nos habíamos visto. Y cuando me preguntó, qué tal todo, no fui capaz de decirle más que nada nuevo, viviendo como puedo. Le pregunté, y tú, qué tal, a lo que me contestó, lo mismo. Sonreímos con cierto nerviosismo, y nos despedimos con un hasta luego. A pesar de que sabíamos que no iba a haberlo.

En el trayecto de vuelta a casa pensé en todo lo que podría haberle dicho. Como de costumbre, las respuestas adecuadas nunca son las primeras en llegar. Desearía haberle contado cuánto había logrado desde que seguí sus múltiples consejos, haberle demostrado que ya no era una niña, aunque sin decirlo con esas exactas palabras, pues no hay más actitud de niña que esa. Pensé también en lo orgulloso que habría estado de mí, de ver que por fin sé lo que quiero, así como lo que no quiero ni estoy dispuesta a hacer. Porque he aprendido a valorarme. Recordé conversaciones en las que a pesar de derrumbarme, él me daba fuerzas tan solo con demostrarme que confiaba en mis posibilidades. Tenía ganas de darle las gracias por poner la mano en el fuego. ¿Y a qué se dedicaba él? Estaba segura de que habría hecho bien. Pero por encima de todo, querría haberle confesado cuánto había llegado a desearle, cuántas veces me había perdido en su mirada y le había pedido que volviese a repetir la pregunta.

Pero cómo iba yo a decirle todo esto, cómo iba él ni tan siquiera a creerse que todavía me temblaban las piernas al verle, que a pesar de lo rápido que había pasado el tiempo, al cruzarme con él todo había empezado a ir tan lento.

El problema está en que hay algo que con la edad nunca cambia, y es que pensamos demasiado. Porque si en esta brevedad de tiempo, en lugar de pensar en todo lo que podría haberle dicho, me hubiese dignado a volver la cabeza una sola vez, me habría dado cuenta de que él seguía sin moverse y me observaba andar. Mientras tanto yo, a cada paso que daba, iba dejando atrás mi segunda y última oportunidad.

Written By
More from Marta Soria

Todas las versiones de mi misma

e dijeron que vida solo hay una y que debía exprimirla como...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *