Podría ser cualquiera

Photo by Will van Wingerden on Unsplash
Photo by Will van Wingerden on Unsplash

Pip es cada uno de los puntitos de cada cara de un dado.
Pip puede ser cualquiera. Pip es como es por casualidad, y podría ser de cualquier forma totalmente distinta.
Pip lee periódicos. Escucha las noticias y a veces le duele lo que pasa alrededor. Él no se da cuenta pero a veces una lágrima le recorre una mejilla, la izquierda casi siempre, cuando algo se le cicatriza dentro. Primero le tiembla un poco en el párpado y luego rueda limpiamente y de forma sencilla por su piel.
Pip es a veces repartidor de periódicos, a veces despacha pan, o sirve cervezas. Otras veces dirige el tráfico, o trabaja en una cadena de producción. Siempre parece un títere amable y hace lo que se le dice. Paga sus impuestos, y se aprovecha de lo que puede.
Cuando lo hace no lo dice a nadie.
Piratea discos y descarga películas. Como todos. No le gusta llamar la atención ni hacerse notar.
Se pone algo nervioso si le dan más vuelta de la que corresponde al pagar, y aunque nunca le ha pasado, o eso dice él, seguro miraría hacia otro lado si ve a alguien hacer lo mismo. Para qué meterse en líos. Qué le importa a él. A Pip no le gusta llamar la atención. Tampoco le gusta hacerse notar.
Llora en los entierros, y llama a veces por quedar bien a algún familiar. Mientras deambula por las calles se encuentra a veces con gente que hace demasiado que no ve. Cuando le pasa dice nos vemos, y ya no vuelven a verse más.
Pip pone al buen tiempo mala cara. O no, según le convenga.
A veces sonríe cuando en realidad quiere gritar. Lo hace en silencio. Nadie lo nota, pero al hacerlo se desgarra un poco por dentro y envejece.
Cuando pide perdón lo hace de la forma más sentida, aunque en realidad no lo importe demasiado. No le gusta llamar la atención, y las cosas son como son. Siempre han sido así. ¿Porqué cambiarlas ahora?
No es muy religioso, ni tampoco demasiado agnóstico. A veces se pregunta si cree en la transmigración de las almas. Cuando lo hace tiembla un poco sin querer. Se le olvida rápido esta discusión consigo mismo por profunda. No sea que se ahogue por dentro.
Para que se le pase el temblor, comparte alguna canción en las redes sociales y hace fotos sin sentido. Como todos. No le gusta demasiado llamar la atención.
Si algún día pudiésemos ver a Pip por dentro, nos encontraríamos con algo tan antiguo como el mismo tiempo. Él se cree distinto, pero en realidad forma parte de un bucle eterno en el que diversas formas de vidas animadas momentáneamente compartimos escenario, intentando en lo posible joder al de al lado. Cuando desaparecemos, el bucle sigue sin sufrir cambio alguno. Hay personajes nuevos que aparecen y desaparecen como Pip. Pip es cada uno de los puntitos de cada cara de un dado. Pip puede ser cualquiera. Pip es como es por casualidad, y podría ser de cualquier forma totalmente distinta…

Tags from the story
, , ,
More from Antonio Ramirez

Podría ser cualquiera

Pip es cada uno de los puntitos de cada cara de un...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *