¿Por qué?

Photo by Reuben Hustler on Unsplash
¿Por qué?
La pregunta más famosa de todos los tiempos.
¿Por qué existimos? ¿Por qué lo hicimos? ¿Por qué no puedes?
Todo se resume a un por qué.
Bien dicen que no siempre hay respuesta para una pregunta.
Algunos dicen que eso se debe a que la pregunta está mal formulada.
Es posible.
No obstante puedo decir que tengo el perverso placer de preguntarte el por qué tan sólo para ver como te quedas callado, como tus ojos se ponen serios.
Me sé de sobra la respuesta.
No es difícil de imaginar.
Pero seguiré formulando mi pregunta de una u otra manera.
Así sea invierno o primavera.
Hasta que seas capaz de decirlo. O hasta que me guste lo que tu boca esté por soltar.
¿Por qué quiero saberlo si ya lo sé?
Por simple capricho.
Tal vez porque odio que me pidas sinceridad cuando no puedes dármela al cien.
Esto no lo hago para reafirmar. Para hacerte recapacitar.
Para mí es un juego,
que me gusta repetir cada vez que puedo.
Porque no hay nada tan divertido,
como cuando me miras a los ojos y no te atreves a decir lo que de sobra conozco desde tiempo atrás.
More from Viviana Peña

Déjá vu

Ayer me encontraba entre tus brazos. Nos abrazamos con cariño y cerramos...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *