Si pudieras elegir, ¿Qué harías con el tiempo que te queda?

Reloj de arena
Reloj de arena

El tiempo, tan subjetivo, sanador y justiciero, el único encargado de regalarnos lo que más queremos, minutos, pero el mismo que nos lo puede arrebatar todo de golpe y porrazo.

Así es, sin anestesia, el tiempo vuela, se nos escapa entre las manos. Es una sensación común la de echar la vista atrás y ver lo rápido que se esfumó el tiempo y con ello nuestra historia. Muchas veces nos parece mentira que haya pasado tan rápido pero a la vez nos preguntamos cuantas cosas han ocurrido en ese tiempo: cambios vitales, personas que entran y salen de nuestra vida, nuestra evolución como persona…

Me gusta el símil de observar mi vida como si fuera un reloj de arena, me gusta pensar en que cada granito que cae al otro lado (lo vivido) es un minuto menos o un minuto más, como siempre dependiendo de cómo se mire.

No pretende agobiarte con que el tiempo apremia y la vida es corta y cada vez queda menos. Me gustaría transportarte al presente, a la oportunidad, al valor del momento. ¿Eres feliz? ¿Te acuestas cada día con la sensación de haber aprovechado sino todo, casi todo el día? ¿Has invertido tiempo en hacer cosas que mejoren tu bienestar y tu calidad de vida?

Quiero que te trasportes a ese reloj de arena y lo visualices durante unos instantes. Si pudieras elegir, ¿qué harías con la arena que queda en ese reloj? No sabemos si quedará mucha o poca, sólo sabemos que eres el encargado de hacer que los minutos cuenten y que merezca la pena vivir intensamente cada granito de arena de tu reloj.

Recuerda que la vida no es un ensayo, es una realidad a vivir con sus luces y sus sombras. Es demasiado corta como para perderla viviéndola a medias tintas. No es algo que puedas posponer para cuando estés preparado, o para
cuando venzas el miedo. Es algo para vivir aquí y ahora, con emoción, con riesgo, con plenitud, con todas sus emociones, tanto las buenas como las malas, sólo así saborearemos la vida en toda su esencia, vivirás la historia de
tú vida en la que tú eres el dueño de escribirla y reescribirla tantas veces como puedas y/o necesites. Nada es para siempre, todo llega, todo pasa, vive la vida.

More from Sheila Valero

Si pudieras elegir, ¿Qué harías con el tiempo que te queda?

El tiempo, tan subjetivo, sanador y justiciero, el único encargado de regalarnos lo que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *