Querer vs Atreverse

Querer vs Atreverse
Querer vs Atreverse

Querer vs Atreverse: En mi profesión, psicología, y últimamente para mí como persona, he averiguado que  esta es una distinción muy importante.

Sobre este tema se oyen muchas expresiones en nuestro día a día: “querer es poder”, “el que no hace algo es porque no quiere” “el que algo quiere algo le cuesta” y así muchas más… y por supuesto cada una tiene su parte de verdad en cada ocasión determinada. Pero como aquí no veníamos a pasar consulta individual, haré un reflexión que espero os ayude un poco a todos. Es una reflexión a la que he llegado yo para mí, pero espero que cada uno sepa ver cómo podría ayudarle en su caso.

Día tras tía relacionamos el “querer” con el “poder” y yo ahora quiero cambiar esta relación. A partir de ahora para mí la lucha va a ser entre lo que quiero y lo que me atrevo a hacer. Por supuesto hay que ser realista y hay algunas ocasiones en que lo que queremos no depende solo de nosotros, en estas contadas ocasiones sí que opino que es más difícil, que NO imposible, llegar a cumplir nuestros objetivos; pero siempre se puede buscar una manera y sino simplemente buscar otros caminos.

Pero la verdadera lucha la tenemos con nosotros mismos; Esa guerra en la que buscamos llegar a cumplir la gran cantidad de retos que nos ponemos. Muchos de estos dependen de nosotros pero por diversos motivos no nos atrevemos a lanzarnos a ese viaje para conseguirlos. ¡Claro que puede ser un viaje arriesgado! Pero qué clase de satisfacción obtenemos cuando nos regalan todo lo que queremos… al menos yo me siento mucho más satisfecha cuando consigo lo que quiero por mis propios medios, gracias a esa persona que siempre me acompaña en los buenos y malos momentos, YO.

Debemos ser sinceros con nosotros y saber que hay retos difíciles para algunas personas. Por ejemplo decirle a ese chico que ves todos los días que te gusta, decirle a tus padres que has suspendido; hablar con tu pareja de los problemas que tenéis; decidirse a apuntarse a clases de baile… pequeñas cosas que todos queremos pero que muchas veces no nos atrevemos a hacer, seguramente por miedo, vergüenza, inseguridad,… demonios que nos acompañan siempre para hacer que perdamos nuestro tiempo en esta vida.

Es totalmente comprensible que tengamos miedo o nos sintamos inseguros en algunas ocasiones. Pero ¡piénsalo bien! A lo largo de este río que surcamos llamado

Vida nos vamos a encontrar con muchos momentos así pero, al fin y al cabo, nuestro destino es llegar al final del río queramos o no. Antes o después llegaremos al final del río y lo emocionante será mirar atrás y ver a cuántas tormentas nos hemos enfrentado y hemos salido victoriosos.

En esta sociedad, ya que los problemas que tenemos aquí no son equiparables a los de otras, muchos de nuestros retos internos podemos resolverlos nosotros mismos pero es más fácil esperar a que el tiempo decida por nosotros. Y mi consejo es: Agarra bien el remo y adéntrate en la tormenta. Tranquil@, vas en un barco muuuuuy resistente aunque a veces pensemos que somos demasiado frágiles, lo peor que te puede pasar es que vuelques y tengas que nadar un poco, pero luego siempre podrás volver a subir a tu barco y volver a remar de nuevo. Arriésgate, no lo dejes para mañana, el mañana es HOY.

More from Aída García González

Vistas al presente

Cuánto tiempo dedicamos a pensar? Y voy más lejos… ¿Cuánto tiempo pensamos...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *