Querida amiga

Querida amiga:

Tenía muchas ganas de hablar contigo. Necesito consejo, o mejor aún, una visión de alguien que viaja más, como haces tú que todos los días vas a algún rincón del mundo.

Últimamente siempre estoy triste. He empezado a darme cuenta de todo lo malo que hay en el mundo, pero no de una manera superficial. No de la forma en que todos decimos “esta vida es una mierda” o “este mundo da asco”. Si no de una forma real, empática. Llegan malas noticias por todos lados.

Los telediarios nos muestran días tras día miles de guerras. Atentados por culpa de éstas y las consecuencias que conlleva: desesperación, hambre, muerte. Muerte de personas que seguramente han hecho cosas horribles por razones equivocadas, pero también muerte de personas que piensan que deben dar su vida por su país, de personas que puede que hayan hecho cosas malas pero las han hecho por cuidar de sus familias, de personas inocentes que simplemente estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado, de personas que no han podido elegir el lugar dónde nacer y crecer. La muerte de niños… niños que solo quieren tener una infancia “normal”, que lo único que buscan es una vida digna, una vida en la que salir a la calle no sea un lujo, en la que salir a la calle no vaya acompañado del miedo de que te caiga una bomba o te violen.

También nos “informan” sobre política y corrupción, que en muchos casos suele ir de la mano. De cómo la gente empieza queriendo luchar por un mundo más justo y por igualdad para todos, haciéndonos creer, o incluso creo que ellos también lo creían, que lo que buscaban es el bien para todo el mundo. Pero llega un momento en su carrera en que todos deben decir no. No al dinero que no les corresponde, no a cambiar favores por influencias, no a vender a tu gente por ocupar puestos más altos, simplemente NO, pero la mayoría no son capaces.

Todos los días sale algún caso de violencia de género. No entiendo como los hombres y algunas mujeres pueden comportarse así con sus parejas. Con las personas que supuestamente quieren. Me pongo en su lugar y se me eriza el vello. Como se callan año tras año por miedo, por sus hijos, por el qué dirán…

Y luego están las redes sociales, donde nos reiteran estas noticias y aparte siempre encuentran la manera de enseñar nuevas. Maltratos a animales… se me rompe el corazón. Como la “gente” puede hacer daño a animales indefensos, a animales que lo único que quieren en el mundo es ser queridos. Su ilusión en la vida es dar amor a los demás y sin embargo la gente los maltrata de formas horribles que no quiero ni recordar, los entrena para que se peleen y lucrarse, los abandonan a su suerte después de obtener su amor durante toda una vida. NO HAY DERECHO.

La verdad es que después de todo esto es imposible no pensar que el mundo es una mierda. Por un lado sabes que no puedes solucionar los problemas del mundo, que la opción que te queda es no pensarlo y seguir con tu vida, que no es cosa tuya, pero yo ya no puedo hacer eso. Cada día estoy más triste, a cada noticia veo lo malo del mundo y ya no encuentro el sentido de esto. ¿Cómo lo haces?

Fdo: Yo

Querida Yo:

Entiendo perfectamente lo que quieres decir. Y no puedo intentar convencerte de algo que es real. Debemos ser conscientes de lo que ocurre en el mundo, de que todas esas miserias y crueldades existen. De que hay gente que no ha encontrado su camino en la vida y de que nosotros los mandaríamos a un lugar muy poco agradable por el resto de sus días.

Pero como tú bien dices yo viajo mucho, todas las noches voy a algún lugar e intento no mantener una visión en túnel. Abrir mis ojos y mi mente más allá y te diré que he conseguido sobrevivir observando las cosas buenas del mundo. Como esos niños que están en las guerras siguen teniendo ganas de vivir, de sus sonrisas cuando están en casa con sus padres, de cómo dan gracias por seguir viviendo. Como quedan parejas que se quieren a pesar de todo, que darían su vida por la otra persona y no se la quitarían por nada del mundo, parejas que pasan toda la vida juntas y cuyo amor es como el mar, infinito lo mires por dónde lo mires. Como hay gente que se preocupa por rescatar todos esos animales heridos en cuerpo y alma y como consigue que estos sigan adelante y vuelvan a confiar en personas que de verdad merezcan su confianza, en los largos paseos con ellos… Como las mujeres con espíritu fuerte, que se atreven a luchar por ellas mismas y es por ellas por quien hacen las cosas y no por los demás, las que eligen vivir y cuya fortaleza de espíritu es insuperable.

Y así muchísimas más cosas.

En resumen, no centrándome solo en las cosas malas aunque sin ignorarlas claro. Intentando ayudar siempre que puedo aunque asuma que con ello no cambiaré el mundo pero sabiendo que los pequeños pasos construyen un gran mundo. Y eso es lo que te recomiendo para ti.

Fdo: tu yo astral.

More from Aída García González

Vistas al presente

Cuánto tiempo dedicamos a pensar? Y voy más lejos… ¿Cuánto tiempo pensamos...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *